Todo lo que necesitas saber sobre el perro de Andalucía

Adoptar un perro es una decisión que puede resultar algo difícil, ya que son seres vivos que requieren mucho trabajo y atención. Sin embargo, el cariño que ofrecen les convierten en la mejor compañía, y por eso tantas personas finalmente se deciden a incluir a estos animales en sus vidas de forma definitiva. A veces puede resultar algo costoso elegir el tipo de raza, pues algunas características como el tamaño, el carácter o las necesidades suelen ser diferentes en cada perro, por lo que conviene estar bien informado. Una de las mejores alternativas, es el perro de Andalucía

o el ratonero bodeguero andaluz, una raza de origen español, concretamente de la ciudad de Cádiz, en Andalucía. Este perro se crio como animal de caza para eliminar a los ratones de las bodegas de la zona de Jérez, y es precisamente esta habilidad la que le dio origen a su nombre actual. Esta raza ya ha sido reconocida por la Real Sociedad Canina de España y el Ministerio de Agricultura, aunque aún no cuente con el reconocimiento de la Federación Cinológica Internacional. El origen de esta raza aparece siempre en los primeros perros que los comerciantes ingleses trajeron a la zona del Marco de Jérez, y los cuales llegaron para asentarse con dichos comerciantes durante los siglos XVIII y XIX.  Posteriormente, estos se cruzaron con los perros de caza de la zona y las características de ambos dieron lugar al perro de Andalucía. Con el tiempo, la necesidad de contar con un perro cazador de roedores terminó desapareciendo, pero no así esta nueva raza, que actualmente se mantiene como mascota, especialmente en su lugar de origen.

 

Se pueden encontrar gran variedad de razas y variantes de perro bodeguero, entre la cual destaca precisamente el andaluz. Esto es debido a que esta variedad tiene una serie de características de las que otros carecen, como su carácter tan atractivo y sus características físicas. El tamaño de estos animales es pequeño, pero también muy ágil y atlético. Su cabeza es de forma triangular y sus ojos son negros y profundos, además de contar con unas patas largas y fuertes que les sirven para correr. Estos perros están capacitados para cualquier ejercicio físico, y siempre están dispuestos a perseguir a alguna presa. Su instinto de caza está  muy marcado, y pueden llegar a frustrarse si no consigue dar salida a toda su energía, por lo que es preferible adoptarlo si se dispone de una casa con jardín o con mucho espacio. Su olfato destaca entre una de sus virtudes, ya que son capaces de captar rastros de otros animales a mucha distancia, además de una vista magnífica que les permite encontrar rápidamente a su presa. A pesar de que este perro aún no esté reconocido como raza a nivel internacional, cuenta con la aprobación del Kennel Club de Finlandia, un país que permite al bodeguero andaluz participar en los eventos que organiza este club. En España, esta raza está reconocida como terrier de tala grande y media, y sus resultados cosechados en todas las pruebas en las que participa han dejado bien claro que es una de las razas más inteligentes a nivel mundial.

 

Dentro de los cuidados que necesita el perro de Andalucía, se encuentran principalmente el ejercicio y la alimentación, de manera que su salud  no se vea deteriorada a los pocos años. El estilo de vida que lleve esta raza será fundamental para que pueda durar más años y no requiera de cuidados adicionales. Se deberá acudir al veterinario con frecuencia para cumplir con el calendario de vacunas y desparasitación del animal, además de presentarse en la clínica en caso de que el perro presente comportamientos extraños que puedan indicar que su salud no se encuentra en el mejor estado. Su pelo requerirá un cepillado semanal para encontrarse en buenas condiciones, a pesar de no ser una raza que suelte mucho pelo o que se ensucie con facilidad. No será necesario bañarlos con mucha frecuencia, a no ser que se manche por una circunstancia especial. Tampoco son animales que tengan tendencia a engordar, pero para que se encuentren en buenas condiciones físicas deberán tener una alimentación equilibrada y de calidad que le aporte toda la energía que necesita. Por supuesto, será fundamental que haga ejercicio y actividades físicas, ya que son animales que están muy acostumbrados a correr y a saltar, y necesitan de ello para poder crecer felices y sanos.

 

Estos animales son sumamente inteligentes, y serán capaces de seguir todas las órdenes que les imponga su dueño, además de ser un perro único en comportamiento y características. Encontrar un criador profesional y especializado en la raza no es sencillo, pero sí es lo más adecuado si se quiere compartir la vida con un ejemplar de bodeguero andaluz. Estos perros son ideales para que formen parte de la familia, y cualquiera que se decida a adoptarlos encontrará felicidad en la compañía de esta raza tan especial.